top of page
  • Foto del escritorFenasic

Planes acción climática una alternativa comunal para afrontar el desafío ambiental - Nicolás Delpin


A partir de datos de Conaf, el 99,7% de los incendios se inician ya sea por descuidos o negligencias humanas en la manipulación de fuentes de calor, o por intencionalidad. Un hecho de amplio conocimiento hace décadas. El diagnóstico está, lo que falta son políticas públicas de manos a la obra y afrontar el gran desafío que tiene la humanidad, el cambio climático.


En los recientes megaincendios del sur de nuestro país, tuvimos la combinación para una tormenta perfecta: alta presión, vientos desde la cordillera, uso de suelo propensos a incendiarse, acción humana, sequía y onda de calor extrema producto del cambio climático. ¿Quiénes pagaron las consecuencias? La población expuesta. Lamentablemente, los incendios forestales y este escenario llegaron para quedarse, no hay vuelta atrás y será cada vez más peligroso para la ciudadanía. Esto está respaldado por inteligencia artificial e investigaciones científicas.

Es por esto que el proceso de adaptación y mitigación al cambio climático es clave y es parte de una estrategia en curso que requiere de la voluntad de todos los tomadores de decisión, tanto públicos como privados. Nadie puede quedar indiferentes respecto a lo que está pasando. Palabra clave: prevención. En este contexto, la Ley Marco de Cambio Climático, promulgada en 2022, tiene como meta establecer acciones concretas para que el país sea carbono neutral al 2050, también obligando a los municipios a elaborar Planes de Acción Comunal a más tardar al 2025, caracterizando la vulnerabilidad al cambio climático y potenciales impactos comunales, medidas de mitigación y adaptación, descripción de medidas con plazos y responsabilidades, e indicadores de monitoreos y verificación, entre otros. La institucionalidad está en marcha.

Así como la estructura de la construcción chilena evita una catástrofe cuando hay terremotos, los Planes de Acción Comunal serán lo mismo para incendios y desastres naturales. La responsabilidad de los jefes comunales es tremenda.

Los incendios destruyen hogares, se llevan bienes materiales, pero también escuelas, plazas y espacios en donde las comunidades se reúnen a realizar su vida. Disminuye nuestro desarrollo humano y destruye años de progreso y organización, debiendo las comunidades volver a levantarse con menos recursos y con el desgaste que implica. El momento de actuar es hoy. De todos y todas depende lograrlo.

Fuente Opinion.cooperativa

0 visualizaciones0 comentarios

Opmerkingen


bottom of page