top of page
  • Foto del escritorFenasic

Monitores Ambientales vigilan y monitorean desembocadura del río Elqui

En un trabajo conjunto de CONAF, el Proyecto GEF Humedales Costeros y la SEREMI del Medio Ambiente de Coquimbo, personal capacitado cumple funciones de vigilancia y difusión en el ecosistema urbano.

Una iniciativa destinada a informar a los visitantes sobre la importancia de este ecosistema y el cuidado del lugar, así como también registrar las malas prácticas y la biodiversidad presente, el Programa Empleos de Emergencias de CONAF financia a cuatro monitores, quienes se desempeñan en labores de información y vigilancia en la desembocadura del río Elqui.

La necesidad de estas tareas surgió por la constante presencia de vehículos motorizados, basura, perros, carpas y otras malas prácticas observadas en el humedal río Elqui, específicamente en su desembocadura, todo lo cual pone en riesgo la biodiversidad del humedal.

El Seremi del Medio Ambiente Leonardo Gros explicó que “esto ha sido una iniciativa muy positiva que está dando frutos, dado que nos permite tener una presencia permanente en el sector del humedal, con una actitud educativa y preventiva, que oriente a los visitantes del territorio a realizar prácticas amigables que cuiden este patrimonio natural de la comuna de La Serena.”

Por su parte Carolina Vega, coordinadora local del Proyecto GEF Humedales Costeros en la región de Coquimbo, explicó “el rol de los monitores es principalmente educativo. Ellos fueron capacitados para entregar información sobre el humedal y advertir a los visitantes que es un hábitat de muchas especies, por lo que se debe cuidar. En forma paralela, ellos están levantando información que nos permite conocer lo que está sucediendo y así orientar mejor la gestión de este ecosistema”.

El Proyecto GEF humedales Costeros comenzó en el verano de 2022, un Programa de Educación Ambiental Estival, con monitores que recorrían sectores del humedal y la playa, informando y sensibilizando sobre estos ecosistemas costeros.

Gracias a la labor del año pasado, se registró la presencia de 81 vehículos motorizados en el sector, durante los fines de semana. A eso sumaron 277 perros, cuyos dueños estaban en el lugar, de los cuales más del 50% estaban sin correa, faltando a la normativa vigente. También se identificó que la mayoría de las personas que llegan al lugar eran visitantes locales.

Este año, los monitores comenzaron su labor a mediados de enero y estarán presentes hasta junio de este año. A la fecha, los monitores han sido capacitados en diversas temáticas para reforzar su labor, tales como: humedales, incendios, aves playeras, tenencia responsable de mascotas, entre otras.

“Con estas capacitaciones y la labor de los monitores, esperamos que las malas prácticas disminuyan porque impactan negativamente a este importante ecosistema de la región de Coquimbo”, finalizó Carolina Vega.

Fuente Laserenaonline

1 visualización0 comentarios

Comments


bottom of page