Funcionarios de Conaf amplían movilización con paro de brazos caídos en todas sus reparticiones


Jorge Barría trabajó durante cuatro décadas como guardaparques en la Corporación Nacional Forestal. Partió en los años ‘70 y después se reintegró en los ‘80, hasta jubilarse hace dos años. Para él la situación por la que hoy reclaman sus ahora ex compañeros es la misma que él enfrentó mientras se desempeñó en la Conaf.

A su juicio muchos de los funcionarios se mantienen en la institución por el cariño que le tienen a su trabajo, pero hay unanimidad de opiniones en el sentido de que pasan los años y los gobiernos de turno no se preocupan de las reales necesidades de quienes se desempeñan en una repartición que administra y conserva la mayor parte de las áreas silvestres protegidas del país.

Ayer se cumplió el día 14 del paro de actividades iniciado por los guardaparques del Parque Nacional Torres del Paine y al que después se sumaron sus pares de todo el país. Los trabajadores consideran insuficiente la propuesta entregada por la dirección ejecutiva de la Conaf, encabezada por Christian Little, quien ayer arribó a la zona con el objetivo de intentar terminar con el conflicto (ver nota secundaria). Por esta razón presentaron una contrapropuesta para terminar con la movilización de carácter nacional.

Paro nacional

Mientras tanto, y a través de una votación a nivel nacional, los trabajadores de Conaf optaron por adherir a un paro que se iniciará este jueves. Según explicó el dirigente Luis Delgado “a partir del día de mañana (jueves 17) asumimos un paro de 48 horas a nivel nacional en la institución completa”. Este consiste principalmente en la no atención de público y la suspensión de las actividades diarias, a excepción del Departamento de Incendios Forestal, que por un tema legal no puede dejar de concurrir a las emergencias que se presenten.

“Esperemos que las autoridades nacionales y regionales salgan a darle una real solución a este problema, porque no es bueno para los turistas, ni para la región y tampoco para los trabajadores”, dijo.

Neftalí Arriagada, administrador del Parque Nacional Pali Aike, señaló que la movilización se mantiene porque no hay respuestas concretas de las autoridades del nivel central. Agregó que la temporada alta se ve compleja por las condiciones de trabajo en que se encuentran los funcionarios, ya que algunos ni siquiera cuentan con la implementación adecuada para realizar sus labores. “Entiendo el problema que vive en turismo pero tenemos que llegar a esta situación porque no hemos tenido respuesta”, acotó.

Expresó, además, que la Conaf cuenta con guardaparques transitorios durante seis o siete meses y que se trata de personal valioso y comprometido que, en la mayoría de los casos, no se mantiene en la institución por las bajas remuneraciones y opta por irse al área privada.

La contrapropuesta de los trabajadores

A través de la Federación Nacional de Sindicatos de Conaf (Fenasic) y del Sindicato Nacional de Guardaparques y Trabajadores de las Areas Silvestres Protegidas (SNGP), los funcionarios plantean una serie de demandas.

Entre los temas principales piden aumentar el grado de piso del estamento de los guardaparques pasando del grado 20 al 18.

Señalan que posterior al aumento del grado piso 18, se realice una nivelación de grados en función de la antigüedad (un grado por cada 5 años de antigüedad) e implementar un sistema de carrera funcionaria efectiva que considere el ascenso en un periodo de tiempo determinado.

Plantean incrementar los sueldos para todos los jornales transitorios de las áreas silvestres protegidas, asimilado al grado 18, considerando asignación geográfica, reajustable según IPC y con asignación de horas extras.

Proponen establecer un Sistema de Escalafón de Guardaparques para el Sistema Nacional de Areas Silvestres Protegidas (Snaspe) y así poder cumplir adecuadamente el mandato de proteger el patrimonio natural y cultural del país con 100 guardaparques adicionales como mínimo (en la actualidad son cerca de 500 en todo el país).

Proponen cambiar el sistema de financiamiento actual con que cuenta el Snaspe donde el Estado financie el 100% del presupuesto (costos de personal y costos fijos operacionales) y que los ingresos propios se reinviertan en las áreas protegidas.

Agregan además la necesidad de establecer de forma inmediata una mesa de trabajo con el gobierno (Ministerio de Agricultura, Conaf y Ministerio de Hacienda) para abordar un plan de trabajo de mediano y largo plazo efectivo con la participación activa del Sindicato de Guardaparques y la Federación Nacional de Sindicatos de Conaf.

Una política de Estado para la Conaf

El dirigente Luis Delgado insistió en que la propuesta presentada el 14 de este mes por las autoridades de la Conaf es insuficiente. Recalcó que no se puede aceptar, por ejemplo, un sueldo de 500 mil pesos para los trabajadores transitorios. En su contrapropuesta, los funcionarios piden que los guardaparques reciban $872 mil mensuales y una suma equivalente para los transitorios.

Piden reales mejoras en bienes y servicios para la habitabilidad de las instalaciones en terreno, los que no se cubrirían con los $291 millones propuestos por la Conaf para atender a todos los requerimientos que presentan los espacios en los que se encuentran los trabajadores en unidades de patrimonio silvestre.

Fuente Laprensaaustral

34 visualizaciones0 comentarios