top of page
  • Foto del escritorFenasic

El Gobierno, a través de la Corporación Nacional Forestal (CONAF), anunció la permanencia del avión

Sin embargo, de acuerdo al informe de Conaf, los terrenos agrícolas dañados serían 55.313 hectáreas. Esto se explica porque se trata de superficie donde es posible producir, pero no necesariamente existe producción.


El Ministerio de Agricultura entregó un catastro de las cinco regiones que más han sido afectadas por los incendios forestales. Así, en Maule, Ñuble, Bio-Bio, La Araucanía y Los Ríos se constata una afectación importante de los pequeños agricultores.

Respecto de la superficie potencialmente afectada, es decir, aquella que ha sido identificada a través de herramientas espaciales por la Conaf, podemos señalar que es de 413 mil hectáreas. Esto incluye plantaciones, terrenos agrícolas, bosques nativos, matorrales, bosques mixtos, praderas, áreas desprovistas de vegetación, cuerpos de agua, humedales y área urbana. De ellas, algo más de 55 mil corresponderían a terrenos potencialmente agrícolas.

En terreno, se han constatado 3.507 hectáreas de cultivos afectados por el incendio, donde un 56% corresponde a producción forrajera, un 22% a cultivos frutales, un 18% a cereales, legumbres y cultivos industriales y, finalmente, un 5% a hortalizas.

Las diferencias entre ambas cifras (superficie potencialmente afectada -55 mil hectáreas- y superficie afectada -3.500 hectáreas-) se deben a que lo informado por Conaf corresponden a la calificación que tiene ese suelo (uso de suelo) y no necesariamente a lo existente al momento del incendio, siendo el Catastro un acercamiento a la realidad de la afectación en terreno.

Es importante destacar que los incendios han afectado principalmente al secano costero e interior, por lo que la falta de disponibilidad de agua y altas pendientes, no siempre hacen posible el uso agrícola del terreno, aunque esta sea su denominación.

CATASTRO DIARIO

Además, la repartición estatal informó que se han catastrado un total de 6.208 agricultores/as, de los cuales, 6.165 declaran haber sufrido algún tipo de daño. Además, se constata una fuerte afectación al sector apícola con un 90% de sus colmenas afectadas.

Las cifras indican que el 64% de los agricultores catastrados son usuarios del Indap, el 45% son mujeres y el 25% declara pertenecer a la etnia mapuche. El 70% declara tener registro social de hogares y el 48% pertenece al grupo más vulnerable socioeconómicamente de la población. El 40% de los encuestados se dedican a la agricultura de subsistencia y el 34% con venta ocasional de excedentes. Sólo el 15% dice dedicar exclusivamente su producción a la venta. El 97% de las personas que declaran sus ventas, dicen que el destino es el mercado nacional.

En el rubro apícola se han catastrado un total de 43.834 colmenas, siendo afectadas por el incendio 39.360, lo que representa un 90% del total. De las colmenas afectadas, un 11% tenían seguro agrícola.

En cuanto a los animales afectados, el Ministerio de Agricultura Se han catastrado un total de 86.365 cabezas animales, compuesto por vacunos, ovejas, cabras, cerdos, equinos, asnales y aves. De los cuales, 19.983 han muerto por efecto del fuego, donde el 82% corresponde a aves, seguidos por un 10% de vacunos, 3% cabras, 2% de ovejas y otros y un 2% de cerdos. Se evidencia que un total de 53.721 animales requieren alimentación, lo que corresponde a 15.656 Unidades animales de alimentación equivalentes hasta la fecha.

El ministro de Agricultura, Esteban Valenzuela señaló que “el catastro que ha hecho Indap indica una cifra en torno a 20 mil los animales y aves muertas producto de los incendios forestales en las regiones de Ñuble, Bio-Bio y la Araucanía. La gran mayoría, en torno al 70%, son aves – gallinas, gansos, pavos – que son parte de la Agricultura Familiar Campesina. También hay un porcentaje no menor de vacunos, asnales, caballos y lo que se llama ganado menor (cabras y ovejas), allí está concentrado un gran daño. También hay un daño importante a la apicultura en todo el territorio”.

En infraestructura productiva, se ha constatado la pérdida de 6.863 kilómetros lineales de cerco de alambres destruidos en las distintas regiones. También, se ha constatado la pérdida de 137 corrales, 902 bodegas y galpones y 357 invernaderos.

En materia de riego, el Minagri ha contabilizado la pérdida de 864 hectáreas de sistemas de riego. Reportando, además, 254 casetas de riego, 395 obras de acumulación y 46 pozos y norias afectados por el incendio. Finalmente, dentro de las maquinarias agrícolas perdidas, destacan 50 vehículos de trabajo (tractores, cosechadoras, vehículos livianos y camiones), 87 equipamientos de tiro agrícola (sembradoras, equipos de preparación de suelo, chipeadoras, etc.) y 335 implementos agrícolas (motosierras, motobombas y ordeñadoras).

Fuente Minagri

3 visualizaciones0 comentarios

Commentaires


bottom of page